Las 8 inteligencias múltiples

Las 8 inteligencias múltiples

Barra de vídeo

Loading...

viernes, 16 de marzo de 2018

PRUEBA PARA SELECCIONAR EL EQUIPO

PRUEBA PARA SELECCIONAR EQUIPO




PREGUNTAS SOBRE LA 

MANCOMUNIDAD Y EL RECICLAJE 

Cada ciudadano del mundo genera una media de 1´1 kg. de basura cada día. Esto supone miles de millones de kilos de basura en todo el mundo. Cerrad un instante los ojos e imaginaros toda esa basura junta. ¿Os habéis planteado alguna vez qué ocurre con ella?. La cantidad de basura que generamos supone un grave problema para la sociedad. Si no se trata adecuadamente puede ser foco de infecciones y enfermedades y además perjudica el cuidado del medio ambiente. La basura que termina en el mar mata a nuestros peces y plantas marinas y la contaminación acaba con nuestros bosques y nos impide vivir en un pueblo o entorno saludables.
Está claro que los nuevos hábitos de vida no ayudan mucho en la reducción de la cantidad de basura que generamos. Para hacernos todo más cómodo lo que compramos para comer, por ejemplo, va en envases que no se devuelven, se tiran directamente, generando más basura. Paraos a pensar, cuando nos comemos una simple magdalena, por ejemplo, hasta llegar a la magdalena quitamos una bolsa que incluye todas las magdalenas, una bolsita por cada magdalena, una blonda ...
Queda claro que hay que buscar una solución para "hacer desaparecer toda la basura" que generamos y que no provoque enfermedades ni perjudique el medio ambiente. Si las diferentes Mancomunidades no la gestionásemos viviríamos rodeados de basura

El ser humano hace desaparecer la basura por varias vías, sin embargo, algunas de ellas contaminan a medio o largo plazo. Vamos a verlas:

Incineración de la basura:
Ante la falta de espacio para construir nuevos vertederos se promueve quemar la basura como la "solución" al problema de la basura. Sin embargo, la incineración de residuos origina nuevos problemas ambientales y sanitarios ya que contribuye, por ejemplo, en las emisiones de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono. También emite otros gases que tienen una variedad de efectos en la salud, provocando especialmente problemas respiratorios.
Además, la tecnología de la incineración no destruye jamás el 100% de los residuos y algunos de los residuos que ingresan a un incinerador son muy volátiles y se escapan a la atmósfera durante su almacenamiento, transporte y manejo rutinario.

Vertederos:
A los vertederos tradicionales llega la basura que no se recicla, es decir, aquella que depositamos en los contenedores de tapa verde, por lo que, contiene de forma revuelta, restos orgánicos (como comida), plásticospapelvidriometalespinturastelapañalesbaterías...
Esta basura se entierra, provocando en el proceso de descomposición lixiviados, un líquido que arrastra los productos tóxicos presentes en la basura, y que si no se controlan pueden contaminar las aguas subterráneas, que en ocasiones se utilizan para consumo humano y riego. ​
Además, la basura orgánica al descomponerse bajo tierra, sin exposición al oxígeno,  producen importantes cantidades de gases como metanoCO2 (gases de efecto invernadero) y otros gases que pueden agravar el efecto invernadero y el cambio climático global.

Las 3 r's: Reducir, reutilizar y reciclar.
Reducir la cantidad de basura que generamos es importante en nuestro día a día. Una de las formas que tenemos de hacerlo es la reutilización de objetos pero también y principalmente el reciclaje.
Reciclando conseguimos que la basura que generamos tenga una segunda vida con lo cual no termina ni incinerada ni enterrada en los vertederos evitando así cualquier tipo de contaminación o daño a los seres vivos.
Pongamos el ejemplo de una lata de refresco. Cuando abres una lata, no te imaginas que la vida de esa lata de acero es un ciclo que no se acaba cuando se vacía, sino que vuelve a comenzar justo por el principio. Ese envase se recuperará y reciclará muy fácilmente. Sólo tienes que depositarla en el lugar correcto (contenedor amarillo) para que siga su curso y vuelva a transformarse en otra lata o en cualquier otro producto de acero, como por ejemplo, una bicicleta.
El reciclaje es la mejor solución para que esos millones de toneladas de basura que generamos desaparezcan como por arte de magia; el papel y el catón se convierten en más papel y cartón al igual que el vidrio; la materia orgánica del contenedor marrón en abono y electricidad; y los envases en más envases, jerseys, bicicletas, carcasas de móvil y otros muchos utensilios.
Cuando reciclamos convertimos la basura en materia prima para fabricar nuevos objetos con lo que evitamos la contaminación que provocan los vertederos o incineradoras.
De nuestro trabajo diario al separar los residuos en nuestras casas depende la correcta gestión de esa basura. Debemos depositar cada tipo de residuo en su contenedor. Si lo respetamos  favorecemos la labor de reciclado y contribuimos al sostenimiento de nuestro medio ambiente reduciendo las emisiones de CO2, ayudando a la reutilización de materias primas (vidrio, papel, …) y al aprovechamiento de residuos (plásticos, materia orgánica, …).
Recuerda que tenemos varios contenedores para depositar la basura de forma diferenciada:
·         -Recogida de envases ligeros (contenedor amarillo)
·         -Recogida de papel y cartón (contenedor azul)
·         -Recogida de vidrio (campana verde)
·         -Recogida de aceite doméstico usado (contenedor naranja)
·         -Recogida de pilas (papeleras amarillas)
·        -Recogida de ropa (contenedor blanco)

·         Lo que no tiene cabida en el resto de contenedores iría al de tapa verde cuyo contenido no puede reciclarse y va directamente al vertedero con la contaminación correspondiente.

·         Voluminosos: La Mancomunidad recoge en el domicilio correspondiente los desechos de gran volumen como sillones, electrodomésticos de gran tamaño, colchones, muebles etc. es un servicio gratuito para el que únicamente hay que llamar a la propia Mancomunidad y solicitarlo.

·         Punto limpio móvil: Recorre las nueve localidades con dos días fijo al mes en cada una de ellas. Recoge residuos como pinturas, bombillas, pilas y baterías, pequeños aparatos eléctricos, cartuchos de impresora;  medicamentos, radiografías etc Cada objeto se deposita en un compratimento que posteriormente es revisado y procesado por el personal de la Mancomunidad.

Para conocer más a fondo qué basura va a cada contenedor se puede acceder a la información en nuestra web www.mrsuran.es.

Nuestra Mancomunidad se encarga de la gestión de esos residuos. Está formada por 9 localidades: Azagra, Cadreita, Falces, Funes, Marcilla, Milagro, Peralta, San Adrián y Villafranca y se creó en 1990. 

Su actividad no comenzó hasta 1991 con la construcción del Vertedero de Moratiel, en término municipal de Peralta, que le permite prestar un servicio de recogida de residuos: basura orgánica y resto, por un lado y por otro vidrio, papel y cartón.
La selección y tratamiento de envases llegó en 1999 y la puesta en marcha del servicio vino acompañada de la construcción de la Planta de selección de envases, que con el paso del tiempo se ha convertido en una de sus principales actividades.
En un principio, las instalaciones únicamente procesaban los envases de los municipios integrantes de la Mancomunidad de Residuos Sólidos, pero en 2002 se incrementó el volumen de trabajo, gracias a los envases de Mairaga, Mancomunidad de Valdizarbe, Sakana, Mendealdea y Alto Araxes, y en 2005 los de la Mancomunidad de Sangüesa.

En la actualidad la planta de Moratiel procesa todos los envases generados en Navarra a excepción de los de la zona de Pamplona, Tudela y Estella.

La planta se automatizó en 2008 y desde entonces tanto las inversiones realizadas como la calidad en el trabajo de los operarios han convertido a nuestra planta en una de las mejores plantas de España en cuanto a ratios de selección.
Con el paso de los años, La MRSURAN ha ido incorporando nuevos servicios y programas (recogida de aceite usado, ropa, voluminosos, succionador, lavacontenedores, etc.) y poniendo en marcha sucesivas campañas (compostaje doméstico, educación ambiental, etc.). Unos servicios de los que se beneficia una población de 32.694 habitantes (de los municipios que integran la entidad), y que llega superar los 100.000 en el tratamiento y selección de envases. 

La actividad de la Mancomunidad de Residuos Sólidos de la Ribera Alta de Navarra está regulada y controlada por dos órganos, compuestos por los representantes municipales de las localidades que la integran; la asamblea y la comisión permanente.

La Asamblea es el órgano supremo de la entidad. Se renueva cada cuatro años, coincidiendo con las elecciones municipales. Cada Ayuntamiento decide quienes serán sus representantes. El representante de la Mancomunidad de Azagra se llama Jesús Sola Aranda. En total son 32 asambleistas, cada pueblo tiene un número de representación en función del número de habitantes. De entre todos los  miembros de la Asamblea se elige al presidente y vicepresidente.
El presidente cuenta con el apoyo y asesoramiento de los miembros del Comité Permanente que está formado por un miembro de cada localidad.
Además de la recogida de residuos, la mancomunidad ofrece otros servicios a los ayuntamientos que la componen:





·Limpieza de alcantarillado
· Participación y colaboración en las actividades medioambientales
·Servicio de limpiezas especiales para Ayuntamientos


En su afán por mejorar el servicio ofrecido a los vecinos, tanto en cuanto a la calidad como a la cantidad de los mismos, la Mancomunidad Ribera Alta trabaja por estar a la última en el sector. Así, fue pionera en Navarra en la implantación del contenedor marrón en todas las localidades y ahora, de nuevo, lo será ya que en 2018 se convertirá en la primera Mancomunidad de nuestra Comunidad Foral en automatizar las cerraduras de estos mismo contenedores con el objetivo de repercutir el coste del vertido a quien no recicla. Estas cerraduras permitirán conocer quien recicla y quien no, para que pague más el que no quiere reciclar.